Translate

GRACIAS.- OS ESPERO EN MI NUEVO BLOG.-

https://sensibilidadaflordepiel.wordpress.com volará con vosotros si así lo queréis.

Mi segunda novela "Héctor, el niño que supo decir "NO" ,Un nuevo libro de cuentos"Llueven sonrisas, ¿Vienes?y los poemarios "Los camaleones también lloran" y "Cálidos vientos" ya en Amazon

Quedan abiertos Sonrisas de Camaleón, Los Cuentos de Noe , para los que queráis leer, son tantas las letras, los momentos y el sentir vertidos en estos tres años en estos rincón.

Besos y sonrisas miles, Gracias sin sus lecturas no habrían existido mis letras.


jueves, 16 de mayo de 2013

Un día cualquiera

Un día cualquiera, el cielo estaba azul claro, las nubes blancas se  balanceaban con el  viento, una suave brisa de primavera. Las semillas de los arboles estaban acabando de brotar y las flores  daban luminosidad al todavía sepia del día con sus lindos, brillantes colores.
El zumbido del despertador   turba el tranquilo sueño en que estaba sumido nuestro cuerpo. Con desgana, los ojos aún cerrados, a tientas, lo buscamos y apagamos,  pero aún así, seguramente otro zumbido nos incordiara.

Como podemos nos levantamos y después de una ducha más ó menos breve, nuestros parpados a duras penas consiguen mantenerse  arriba.  Un  café, normalmente bien cargado es la usual costumbre que nos lleva ya más ó menos espabilados y de mal humor al coche, si es que es nuestro medio de transporte, nuestra lanzadera,  hacía nuestro objetivo  llegar al trabajo.
Los contribuidores al cuidado del medio ambiente, todavía tendrán un  rato para poder espabilarse y entonar ese mal humor, con el que la mayoría acostumbramos a despertarnos.
Un buen libro, música e incluso algunos prefieren seguir dormitando en el vagón del metro, del tren e incluso del autobús.
La zona libre de wifi  también ayuda, empiezas a  oír los primeros  wassap  de la mañana, a veces es un verdadero tostón, que nos sigue acompañando durante toda la mañana en la oficina.  En determinados momentos  cogeríamos el teléfono y lo enviaríamos directamente a la papelera de reciclaje. 
Otros, los menos,  estudiantes que aprovechan para poner al día sus apuntes y por supuesto, desde el  mismo momento que suena el despertador, las redes sociales se ponen en marcha, despiertan y se duermen con nosotros.
Dependiendo de  cómo  se nos haya dado, tendremos incluso un buen ó mal día, pero no ya nosotros, los demás que nos rodean,  porque lamentablemente  siempre hay alguien sobre el que arrojar aquello que nos sobra. Una linda sonrisa y un sonoro “buenos días” es pocas veces lo que nos encontramos al llegar a nuestro lugar habitual de  trabajo.
                                                            Sonrisas de Camaleón.

Poemario "Sueños de Hoy" a la venta en Amazon. Donde volver a ser pequeños

Poemario.- Añoranza.....