Translate

GRACIAS.- OS ESPERO EN MI NUEVO BLOG.-

Mi segunda novela "Héctor, el niño que supo decir "NO" ,Un nuevo libro de cuentos"Llueven sonrisas, ¿Vienes?y los poemarios "Los camaleones también lloran" y "Cálidos vientos" "Mundos de papel" ya en Amazon

Quedan abiertos Sonrisas de Camaleón, Los Cuentos de Noe , para los que queráis leer, son tantas las letras, los momentos y el sentir vertidos en estos casi 7 años en estos rincón.

Besos y sonrisas miles, Gracias sin sus lecturas no habrían existido mis letras.

Buscarme "Seresilencio"

Una muy larga novela será creo lo próximo que llegará durante este obligado descanso, entre momentos que obvio dolores, con calma y quietud.

sábado, 26 de enero de 2013

"Estruendo en la Noche"

Una sombra a través de la cristalera del salón, siento un escalofrío, suena la música del muñequito que Noelia hizo colgar en  el cenador de nuestra casita. Ya  hay un fuerte olor a humedad, se presiente la tormenta.
Avanzan rápido las nubes y las gaviotas comienzan a chillar volando en círculos sobre el acantilado. Silban las ramas de los abetos con el vaivén del viento. Una luz en el horizonte, delata la presencia de un pequeño barco de pesca, tal vez no esté preparado para la tempestad que se avecina.
El perro del vecino salta corriendo nuestra valla, para acurrucarse después  en un rincón del cenador. Está sólo, sus amos han salido para disfrutar de la noche, y está aterrado.
Es curioso, la nena salta de alegría cada vez que se vislumbra un relámpago en el cielo. Y cuando suena el ruido sordo del trueno, pega un brinco y suelta una carcajada.
Abrimos la puerta para que el perro entre, la nena y él hacen muy buenas migas, se dan besitos y el le hace cosquillas en la tripita, se deben oír  sus risas desde el otro extremo de la calle.  
Contemplamos Las luces de los aviones, se ven como pequeños destellos acompañando los relámpagos, nos distraen en estos momentos tan tediosos, en los que hechas de menos poder disfrutar de la tranquilidad de la noche, tomando el fresco, escuchando música en el cenador; observando el ir y venir de la nena por el jardín, buscando bajo las sombras de los farolillos todos aquellos diminutos habitantes de nuestro jardín.
Un estruendo ensordecedor que no procede de la tormenta nos hace sentir un miedo atroz. Un gran resplandor.
Sólo han transcurrido unos minutos que se nos hacen interminables, suenan sirenas, avisadores acústicos,  Se pide por megafonía que no salgamos de nuestras casas. Esta vez, no ha sido el pequeño barco de pesca el que ha tenido problemas. Algo ha  colisionado con el acantilado. 
La nena impaciente pregunta alternativamente a uno y a otro ¿Qué pasa mami, papi?. ..............

                         Sonrisas de Camaleón.

Poemario "Sueños de Hoy" a la venta en Amazon. Donde volver a ser pequeños

Poemario.- Añoranza.....