Translate

GRACIAS.- OS ESPERO EN MI NUEVO BLOG.-

Mi segunda novela "Héctor, el niño que supo decir "NO" ,Un nuevo libro de cuentos"Llueven sonrisas, ¿Vienes?y los poemarios "Los camaleones también lloran" y "Cálidos vientos" "Mundos de papel" ya en Amazon

Quedan abiertos Sonrisas de Camaleón, Los Cuentos de Noe , para los que queráis leer, son tantas las letras, los momentos y el sentir vertidos en estos casi 7 años en estos rincón.

Besos y sonrisas miles, Gracias sin sus lecturas no habrían existido mis letras.

Buscarme "Seresilencio" https://seresilencio.blogspot.com.es/

Una muy larga novela será creo lo próximo que llegará durante este obligado descanso, entre momentos que obvio dolores, con calma y quietud.

lunes, 1 de febrero de 2016

Un paseo por Cabañeros, un lugar lleno de muchas sorpresas

Si hubieras abierto un libro, y después de una grata lectura, te hubieras sumido en un grato sueño, este paseo bien podría ser producto de tu imaginación, Y que mejor comienzo para entrañarse en un mágico lugar.......

"El agua empezaba a encharcar el porche, el viento azotaba las ramas de los arboles contra las tejas de la fachada, la luz de los rayos se abría paso entre las grisáceas nubes que lo cubrían todo. Un bramido sonó por el este,  alargué el brazo y sin dejar de mirar, cogí los prismáticos que descansaban sobre el diván de la abuela. Otee el horizonte y allí estaba, altivo, con la boca abierta, retando al señor del trueno.

Con su porte majestuosa, sin preocuparse de la lluvia. Durante más de diez minutos permaneció allí quieto manteniendo esa hermosa pose. Su gran cornamenta  se iluminaba con la luz de los relámpagos.....
Que gran señor de la naturaleza, colocó Dios en estas tierras, que en un tiempo se vieron arrastradas a ser el mero campo de batalla de unos devastadores militares.


Antaño las brañas con sus cabañas de paja y sus tejados móviles para facilitar la salida de humos, a modo de chimenea, eran el sustento de sus habitantes, que con la noria, igual sacaban el agua de las entrañas de la tierra que araban la era, cómo un tesoro robado, aquello que más necesitaban.

Y con el calor de la madre tierra, conseguían  el carbón para entrar en calor en los fríos días de invierno y cocinar sus escasos alimentos.
Aquellos tiempos ya son pasado y en el presente es un lindo paraje como pocos existen ya en nuestra península,  cada vez menos rincones en el mundo.

La especulación y la desidia de los seres humanos han ido diezmando nuestros almacenes de oxigeno, de vida.
Aquellos remansos de paz y armonía que hace ya muchos años, no, siglos, llenaban nuestro mundo."

Hace años que fue declarado Parque Natural de Cabañeros, y desde entonces son muchas las mejoras que se han ido introduciendo en él. Se gestionan adecuadamente sus visitas y  su centro tanto de información cómo de recepción tienen un buen funcionamiento.

Las mejores épocas para recorrerlo son la primavera y el otoño. Son varias las rutas que recorren el parque. 

A los niños les gustan las visitas guiadas en todo terreno. Hay varias alternativas, todas son adecuadas e incluyen paradas para observar detenidamente la fauna y la flora del lugar. 

Este fin de semana ha sido extraño, Enero y aunque fresco el sol no ha faltado a su cita. 


 Llovió en la ruta del río, pero nos dejo soleada la mañana para la raya y en los riscos, pocos, unos buitres.




En la raya vimos a lo lejos los ciervos, una mariposa, una culebra, un elanio azul, en el camino un chotacabras, esos pájaros que tienen la extraña costumbre de ponerse a dormir en el calor del asfalto.




Para los amantes de pasear entre 
bosques con el ruido del río como fondo y el trino de los pájaros, también hay buenas opciones, en cada rincón hay algo diferente y atractivo que descubrir.

Todo el camino trascurre al borde del río, en algún momento debemos cruzarlo, pero si hay crecida, será imposible. Terminaría nuestra ruta.

Por suerte para nosotros, en algún momento tuvimos que ponernos esos impermeables, que a mi me parecen bolsas de basura, pero que son muy útiles ante un pequeño imprevisto, si no queremos terminar con un catarro de aúpa, después del fin de semana.


Una cascada nos encontramos, un rato de descanso a su paso, más que nada por que los pequeños ya tenían hambre. Hicimos del lugar un pequeño almuerzo, ligero pero consistente. y dejamos a mano unos cacahuetes que por si no los sabéis son una recarga estupenda de energía. 

Restos de unas pinturas en la otra orilla, no se ven demasiado bien...

Tenemos que caminar despacio, aunque todos llevamos botas, el suelo esta resbaladizo, las piedras engañan y alguno ya hemos pegado algún traspié, la humedad del río hace el resto.

Vislumbra otra cascada, pero no llegaremos, la niebla parece querer envolver nuestro día y no vamos a arriesgarnos, llegaremos hasta donde el río vadea y retornaremos. 


En primavera volveremos para completar el paisaje con las jaras en flor, blancas y rosas, a su antojo, pringosas unas, otras no.


Junto a las lagunas en los prados, las grullas que llegan en noviembre a pasar el invierno en nuestras tierras. 


En estos últimos años la oferta de alojamiento se ha disparado, tienes donde elegir.
Desde lo más económico hasta lo más caro, lo más lujoso, pero también a la vez lo más rural, cualquier elección será buena.
Yo personalmente tengo cariño a un sitio por que esta a cinco minutos del centro de recepción del
parque y porque es un remanso de paz, de armonía y de tranquilidad: “Complejo Turístico Parque de Cabañeros”.
Son casitas  de piedra con  todas las comodidades, cocina completa, baño de hidromasaje, jacuzzi, amplio salón con grandes ventanales y chimenea,  habitaciones amplias con buenos colchones, ideales para descansar después de un agotador paseo por el parque.
Lo mejor el porche con su barbacoa, rodeados de jardines y árboles por doquier, en el centro un lago en el que tanto al atardecer cómo al amanecer, te deleitara el croar de las ranas y el trino de los pajarillos y si la noche esta despejada, podrás relajarte contemplando las estrellas, plácidamente acomodado en su sofá.


O como nos paso ayer, después de una pequeña llovizna, descubrimos el arco iris.
Es un complejo que lógicamente tiene restaurante y  cafetería. Y en el que el personal te atenderá de manera cordial y muy profesional,  si realmente lo necesitas, porque allí es cómo si estuvieras en tu casa……….


En la noche mirad ..... y oír el croad de las ranas y.... después el silencio del que se viste la noche...




Ahh! se me olvidaba, mientras en la mañana leía en el porche frente a la laguna, esperando a que todos estuvieran preparados para salir a realizar nuestra ruta, lindas mariposas se posaron cerca y pude captarlas....




Descubrí en el techo un nido de golondrinas y otras especies junto a la alambrada.

Son muchas más las rutas que nos esperan, en próximas escapadas.



Marijose.- Un mágico fin de semana lleno de momentos en los que te entrañe.... y bajo esa luz tenue nuestro beso.....

Poemario "Sueños de Hoy" a la venta en Amazon. Donde volver a ser pequeños

Poemario.- Añoranza.....